divendres, 1 de setembre de 2017

Tatuajes y piercings

Los tatuajes se han hecho muy populares en nuestro medio sobretodo entre adolescentes y jóvenes. Cada vez es más frecuente encontrarnos pacientes que llevan tatuajes en la piel.
La práctica de tatuarse la piel es de origen ancestral pero a lo largo del tiempo ha sido considerada de distintas formas; hoy en día es considerada por algunas personas como un arte.

Los tatuajes permanentes se realizan introduciendo pigmentos en la piel mediante la inyección directa de estos con agujas u objetos punzantes. 

Los tatuajes temporales son aquellos que no perforan la piel. Esta técnica está siendo cada vez más demandada entre la población infantil, sobre todo en épocas de vacaciones en lugares de costa. 

Para realizar estos tatuajes se utiliza henna, un pigmento obtenido de una planta, que se coloca sobre la piel y desaparece como máximo en un mes ,disminuyendo la intensidad del color progresivamente a medida que va pasando el tiempo. La henna natural es de color marrón-rojizo. En los últimos años se ha observado que en algunos casos se ha utilizado henna negra para la realización de este tipo de tatuajes temporales, con lo que se consigue un dibujo sobre la piel de color negro brillante, más atractivo y duradero que con la henna natural. 

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ha prohibido su uso directamente sobre la epidermis porque puede producir reacciones alérgicas cutáneas graves. Puedes encontrar más información aquí.


   

Piercing. Es un procedimiento de decoración del cuerpo con joyas u ornamentos mediante la sujeción de éstas atravesando la piel, mucosas, y otros tejidos corporales; es la técnica de perforar con agujas u otros instrumentos punzantes en la piel, mucosas, u otros tejidos con el fin de colocar en la abertura obtenida un objeto: colocación de anillos, pendientes o barras de acero. 


Riesgos y posibles complicaciones:

Reacciones inflamatorias, y reacciones alérgicas relacionadas con los pigmentos  y con el níquel que pueden producir cicatrices importantes

Enfermedades infecciosas como hepatitis víricas, VIH, VPH, tétanos, sobreinfección de las heridas por un manejo poco adecuado. 


 Problemas asociados a procedimientos diagnósticos y/o terapéuticos; la realización de una resonancia magnética puede provocar edema o quemazón en el tatuaje. Existe cierta controversia sobre la realización de punciones lumbares y  la administración de la anestesia epidural en pacientes portadores de un tatuaje a nivel de la línea media de la zona lumbar baja. 


 En los últimos años, el aumento de la demanda ha llevado a desarrollar nuevos colores para mejorar los tatuajes y hacerlos más espectaculares. Pero poco se sabe de los riesgos y la posible toxicidad a largo plazo de los ingredientes usados (según un estudio de enero 2016 de la revista Lancet). Un estudio alemán de 2010 reveló que el 67,5% de las personas tatuadas admitían alguna complicación en su caso y en el 6% de los sucesos este problema se había vuelto permanente. 

Antes de hacerte un tatuaje o un piercing
  • Piénsalo bien. Aquí tienes unos consejos para ayudarte a decidir. Los tatuajes permanentes son para toda la vida y las modas cambian...
  • Si eres menor de edad, necesitas el consentimiento por escrito de tu padre, madre o tutores. 
  • Asegúrate de que el centro escogido tiene autorización para realizar dicha actividad, aunque ello no significa que se dejen de correr riesgos.
  • Si tomas alguna medicación o tienes alguna enfermedad consulta con tu médico.




                                          Fuente: Consejería de Salud y Bienestar Social de Andalucía 
                                   


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada