divendres, 20 de juliol de 2018

Prevención de accidentes infantiles de 1 a 3 años


Hoy hablaremos de la prevención de los accidentes en los primeros años de vida. En esta etapa el niño ya tiene movilidad: corre, salta, trepa e investiga su entorno, pero desconoce los riesgos. Imita las actividades de los adultos. Comienza la fase de su vida más propensa a los accidentes por lo que requiere vigilancia continua. Las medidas de prevención son eficaces para evitarlos.


Para evitar caídas y traumatismos


  • Cuna homologada. Regular la altura del colchón según la altura del niño. Usar barreras protectoras en la cama.
  • Evitar muebles y  objetos inestables que el niño pueda volcar.
  • Evitar usar manteles y cables, de los que el niño pueda tirar y se vuelque encima lo que esté sobre ellos.
  • Fijar las alfombras al suelo. Coloque una superficie antideslizante en el suelo de la bañera.
  • Utilizar zapatos adecuados, con suela que no resbale.
  • Retirar de los balcones y de las ventanas los objetos  que puedan servir de escalera (macetas, sillas, cubos...).
  • Utilizar cierres de seguridad en las puertas y en las ventanas.
  • Colocar cierres de seguridad altos en las puertas y en las ventanas y sistemas que impidan que se cierren del todo para evitar que el niño se pille los dedos.
  • Colocar barreras de seguridad homologadas que le impidan acceder a las escaleras.
  • No dejar nunca al niño solo en un lugar alto.
  • Comprobar la estabilidad de sillas y tronas y sujétele con los cinturones de estas.
  • Colocar protectores en las esquinas de los muebles puntiagudos.
  • Hacer  visibles con adhesivos las puertas y las mamparas de cristal.
  • Recoja los juguetes para evitar tropiezos. No guardarlos en cajas cuya tapa pueda cerrarse de golpe.
  • En la sillita de paseo, llevar al niño siempre sujeto.
  • En el carrito del supermercado, vigilar constantemente


Para evitar la asfixia y la estrangulación

  • No dejar el biberón cuando el bebé esté acostado o solo.
  • No dejar bolsas de plástico ni globos a su alcance.
  • No poner cadenas en el cuello, incluida la del chupete.


Para evitar acidentes con la electricidad

  • Vigilar al niño cuando esté mojado y enséñele a no tocar los aparatos eléctricos ni los interruptores con las manos o con los pies húmedos.
  • No manipular los enchufes ni los interruptores en presencia del niño, ya que querrá imitarlo.
  • Poner protectores en los enchufes.


Para evitar la ingestión y la aspiración de cuerpos extraños


  • Viglar al niño cuando coma frutos secos, palomitas de maíz, chicles, aceitunas, uvas enteras,trozos de carne,salchichas, etc.
  • Enseñar al niño a no llevar objetos en la boca ni ponérselos.
  • Procurar que no corra, ría, llore o hable con comida en la boca.

  • Utilizar juguetes homologados (con el símbolo CE) y evite los juguetes que tengan partes pequeñas que se puedan desenganchar.

  • Vigílelo cuando juegue con globos.
Para evitar quemaduras


  • No dejar al niño solo en habitaciones cerradas o incomunicadas, sobre todo si hay braseros,estufas o aparatos eléctricos.
  • Tener mucho cuidado con las chimeneas, los radiadores, las estufas, los hornos, la plancha,etc. Es preferible usar radiadores o placas eléctricas. Si hay chimenea, debe estar protegida por una rejilla.
  • No intente encender o reavivar el fuego con gasolina o alcohol.
  • No dejar colillas encendidas, cerillas o mecheros al alcance del niño.
  • Evitar usar aparatos eléctricos (como la plancha) en presencia del niño.
  • Dirija los mangos de las sartenes y de otros recipientes de cocina hacia la pared y no hacia delante, para evitar que el niño llegue.
  • Tenga en casa un extintor y revíselo periódicamente.


Para evitar el ahogamiento


  • No dejar al niño solo cerca de una piscina, de una bañera o de cualquier lugar con agua.
  • Impedir que el niño acceda solo a la piscina, mediante una valla de seguridad. Se aconseja que tenga una altura mínima de 1,20 m y que no tenga elementos horizontales que puedan permitirle escalarla. La distancia entre los barrotes ha de ser de 10 cm como máximo. Debe tener una puerta o un mecanismo de cierre automático.
  • Poner siempre manguitos.

Para evitar accidentes de tráfico

Todos los niños que viajan en el coche deben ir sujetos mediante un dispositivo de sujeción homologado, según su peso y su talla, para evitar que salgan proyectados en caso de colisión.


Para evitar accidentes en la calle

  • Procure que juegue en lugares como parques públicos, alejados de la circulación de vehículos.
  • Vigilar al niño cuando trepe a instalaciones de juegos.
  • Acostumbrar al niño a ir cogido de su mano por la calle.
  • Cuando vaya suelto, debe caminar por el lado de dentro de la acera.
  • Extremar la precaución a la hora de cruzar por delante de garajes.
  • No infringir nunca las normas de tráfico cuando le acompañe el niño.
  • Cruzar siempre por los semáforos en verde y por los pasos de cebra.


Para evitar intoxicaciones

Es la edad de máximo riesgo de intoxicaciones (de 1 a 3 años).

  • Mantener  todos los productos tóxicos y los medicamentos bajo llave, incluidas las bebidas alcohólicas y guardarlos en su envase original
  • Controlar los jarabes guardados en la nevera y los medicamentos de la mesita de noche o del bolso.
  • Vigiar  los productos de limpieza mientras se están utilizando. Adquiera los que tengan cierre de seguridad. Identificar los envases venenosos con el símbolo de la calavera y enseñe al niño a reconocerlo.
  • No llamar  caramelos a los medicamentos. Evitar tomar medicinas delante del niño. Enséñele que las medicinas deben ser administradas por los padres y recetadas por el pediatra.
  • Vigilar  otras sustancias como jabones, colonias, bolitas antipolillas, productos de bricolaje (utilizar  pegamentos y barnices en lugares ventilados y tápelos inmediatamente después de usarlos), así como productos de jardinería (insecticidas, abonos, etc.).
  • No tener plantas tóxicas en casa.
  • Enseñarle al niño que no debe tomar  nada que no le dé su familia o personas conocidas.
Tenga siempre a mano el teléfono de consulta del Instituto Nacional de Toxicología (91 56204 20), que atiende durante las 24 horas del día.

divendres, 6 de juliol de 2018

Sabes qué es la cocaína?


     
La cocaína es una sustancia que procede de una planta originaria de los Andes amazónicos. 
Erythroxylum coca - Köhler–s Medizinal-Pflanzen-204.jpg
Erytoxylon coca

Millor sense drogues


Las hojas de coca, sometidas a diversos procesos de elaboración química, dan lugar a distintos derivados:

  • Clorhidrato de cocaína: la forma principal de consumo en Europa, conocida popularmente como cocaína.
  • Sulfato de cocaína (pasta de coca, también conocida como basuko), que se fuma mezclada con tabaco o marihuana.
  • Cocaína base (crack), que se fuma mezclada con tabaco.


La cocaína es una droga, estimulante del sistema nervioso central que crea alta dependencia. Es la segunda droga ilícita más usada después del cannabis

Se consume fundamentalmente por inhalación, esnifada, mediante la aspiración nasal del polvo, colocado a modo de “línea” o “raya”, a través de un billete enrollado o una cánula.

Su uso, en occidente es "recreativo”, porque inicialmente mejora la energía y provoca euforia. Al igual que ocurre con las anfetaminas, es utilizada con frecuencia para aguantar sin dormir las noches de los fines de semana. Su fácil absorción hace que llegue rápidamente al cerebro, provocando unos efectos que se manifiestan a los pocos minutos del consumo.

La cocaína vendida en la calle se mezcla comúnmente con anestésicos locales, maicena, quinina o azúcar, lo que puede resultar en toxicidad adicional.
Se la conoce como base, blanca, blanca nieves, charly, dama blanca, farlopa, perico, dulce, mojo o bocina. 
Tiene múltiples efectos secundarios tanto a corto como a largo plazo: 
Aumenta el riesgo de: 
  • accidente cerebrovascular, 
  • infarto de miocardio, 
  • problemas pulmonares, 
  • infecciones de la sangre 
  • muerte cardíaca súbita.

 Después de dosis repetidas una persona puede tener disminución de la capacidad de sentir placer y estar muy cansado físicamente.

  • El consumo crónico y abusivo de cocaína puede provocar importantes trastornos psíquicos, similares a los provocados por las anfetaminas, tales como ideas paranoides y depresión.
  • La dependencia psíquica de la cocaína es una de las más intensas entre las provocadas por las drogas.
  •   
      
  • La supresión del consumo tras un período prolongado da lugar a un fenómeno de rebote, caracterizado por somnolencia, depresión, irritabilidad, letargia, etc.
Si aún sabiendo todo lo anterior decides consumir, échale un vistazo a los consejos para minimizar los riesgos

Y si necesitas ayuda, consulta a tu médico o llama a: