divendres, 30 de juny de 2017

Hoy hablamos de diarreas

Con el verano las diarreas vuelven a hacer su aparición. Los cuadros de gastroenteritis (vómitos y diarreas) son un motivo de consulta frecuente en atención primaria. La mayoría de las veces se trata de cuadros leves, aunque muy molestos y que se resuelven de forma espontánea.







Es importante, y más en esta época de calor, extremar la higiene en la preparación y conservación de los alimentos, conservar en el ambiente adecuado y vigilar los períodos de caducidad de los alimentos.
Sin embargo es importante tener en cuenta una serie de consideraciones 

- Lo más importante en estos casos es conseguir mantener una buen hidratación. Para ello debemos ofrecer al paciente líquidos adecuados para reponer lo que perdemos a través de los vómitos y las diarreas. Debemos empezar viendo si toleramos los líquidos. Podemos utilizar té, agua de arroz, agua de zanahoria,  solución de rehidratación  (de venta en farmacias con diversos sabores) o suero casero que podemos preparar nosotros mismos. Lo aconsejable es beber de 1 a 2 litros de líquidos si la diarrea o los vómitos son importates.  Si hay vómitos mejor tomarlo a temperatura de nevera, dos o tres cucharaditas cada 15 minutos. En muchas ocasiones se utilizan  bebidas isotónicas de famosas marcas comerciales. Estas bebidas contienen una elevada proporción de azúcar y pueden en ocasiones empeorar la diarrea. El uso de suero de rehidratación nos parece más adecuado y cubre mejor nuestras necesidades. Podemos también, como ya hemos dicho, preparar una limonada alcalina en casa: a un litro de agua se le añade el zumo de dos o tres limones, media cucharada de bicarbonato, media cucharada de sal y dos o tres cucharadas de azúcar.



- En la mayoría de  ocasiones una buena rehidratación es suficiente. En caso de que persistan los vómitos deberemos consultar con nuestro médico.

- Cuando el paciente ya no vomite podemos iniciar una dieta sencilla: manzana al horno, hervida o rallada, arroz hervido, pan blanco, patata hervida, pasta de sopa, pollo o pescado cocinado de forma sencilla. Debemos evitar leche o derivados, carne con grasas y fritos hasta que la diarrea haya pasado.

- Evite tomar antidiarreicos o antibióticos por  su cuenta.

- Para evitar contagios es necesario el lavado de manos antes de las comidas tanto de la persona enferma como del resto de la familia

- En caso de que aparezca fiebre alta, sangre o pus  en las deposiciones, que no seamos capaces de tolerar nada de lo que bebemos o empeore el estado general  deberemos también contactar con nuestro centro de atención primaria .

- Os dejamos una serie de consejos sobre como evitar la temida salmonellosis, más frecuente en esta época debido al calor , que ha editado el Instituto Catalan de la Salut




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada